Sports San Nicolás

Golf

Riesgos de este deporte

Riesgos de este deporte.
El Golf es uno de los deportes que exige mayor preparación física y mental.
El golf es el deporte más difícil del mundo. Uno está frente a la pelotita. Tiene todo el tiempo para elegir el palo y evaluar el viento y las distancias. Nadie mira. Pero cuando la pelota se va entre los árboles, la frustración y el desgano que produce es tan grande que apenas se puede dominar.
Que parezca un deporte relajado no significa que lo sea. Se pueden ver jugadores arrojando los palos por el aire después de cometer un mínimo error.
Sin embargo, los expertos alertan que a menudo se pasa por alto un detalle: el golf es un deporte, no un simple juego. Y como tal, exige los controles previos y el entrenamiento físico y mental de otras actividades deportivas, aun cuando se practique de forma amateur.
Acomodar la cabeza es una de las primeras consignas. El objetivo \"racional\" de jugar puede ser divertirse, caminar al aire libre, charlar con amigos, desconectarse, intentar mejorar el desempeño, pero sin que vaya la vida en eso.
La realidad emocional es que, adentro de la cancha, es habitual que los aficionados se angustien tanto como un profesional, por el destino errático o certero de la bola. \"El golf es un deporte que engancha por lo perfeccionante: uno hace una apuesta consigo mismo y nunca se termina de jugar bien\",\"Es como un vicio\".
Al igual que el ajedrez, el golf no se asocia a una descarga corporal que ayude a disipar las tensiones. La procesión va por dentro. \"Es normal ver en la cancha gente que la está pasando mal\"
Para los especialistas, lo fundamental es no perder de vista el foco o los objetivos de jugar: pasear, charlar, relajarse, mejorar pero sin la obligación de ganar. \"Hay que preguntarse: ¿Para qué voy a jugar? Y ponerse los límites uno mismo\", es aconsejable distintas técnicas de relajación para no perder el equilibrio.
- Se fuerza la máquina. El otro punto importante que los jugadores necesitan fortalecer es el acondicionamiento físico. Cuide su salud jugando al golf, se advierte que los golfistas de los más diversos handicaps subestiman en general las exigencias de ese deporte para con su cuerpo. \"El golf es el único deporte en el cual, durante décadas, se ha podido observar a profesionales y aficionados compartiendo un estado físico desentrenado\".
La situación está cambiando o, por lo menos, hay mayor conciencia de que debería. \"El golf es uno de los deportes de más alto requerimiento físico\", \"Requiere coordinación, equilibrio, flexibilidad, resistencia muscular y aeróbica, potencia y desarrollo de cualidades psicológicas y mentales. El swing de golf pone en juego todos los músculos del cuerpo y desarrolla una fuerza equiparable a la del bateo de béisbol\".
¿De dónde viene el desacuerdo entre lo que muchos perciben del golf como deporte distendido, y lo que en realidad exige? Fundamentalmente, del hecho de que tenga baja intensidad aeróbica, esto es, que no demande correr. No levanta la frecuencia cardíaca... salvo que entren a tallar los nervios, algo que, como se ha visto, no es tan atípico.
Los expertos afirman que entrenar la capacidad aeróbica favorece la recuperación en los últimos hoyos, cuando el jugador está más cansado. Asimismo, disminuye la fatiga muscular y evita que la coordinación se altere, mejora la concentración, aumenta la confianza y baja el riesgo cardiovascular. Los jugadores que caminan la cancha y llevan sus palos, queman el doble de calorías por minuto que quienes se movilizan con un carro.
Completar una cancha larga puede demandar de 10 mil a 13 mil pasos. La revista \"Golf Digest\" revela que después de 18 hoyos, el ritmo cardíaco de los caminadores ronda los 120 latidos por minuto, lo que refleja un mejor fitness cardíaco que el promedio de 86 latidos por minuto que registran los cómodos que se desplazan sobre ruedas.
Con el fin de mejorar la dimensión aeróbica, los programas de entrenamiento incluyen trote o caminatas sostenidas, según el estado físico o los gustos del jugador.
En cualquier caso, antes de empezar, se recomienda que todo jugador ?sobre todo, después de los 45? se haga un chequeo previo, que incluya tanto análisis clínicos como exámenes físicos y cardiológicos: electrocardiograma y ergometría o prueba de esfuerzo. Conviene repetir ese control una vez al año.
La molestia en el pecho o agitación que se experimenta al transitar canchas con desniveles, pueden reflejar baja capacidad aeróbica, falta de entrenamiento o necesidad de visitar a un médico.
\"Como con cualquier deporte, hay que cuidarse\", \"Entrenarse bien, alimentarse de manera apropiada y contar con supervisión adecuada.\"
Por sus características, el golf es un deporte para toda la vida, apto incluso para la rehabilitación cardiovascular. También es el más democrático: permite la convivencia pacífica del profesional y del principiante en la misma cancha. Jugar al golf no es apenas una alternativa algo más movida al dominó. Los propios aficionados lo viven en carne propia. \"En el tercer tiempo u hoyo 19, se escucha que los jugadores hablan de kinesiólogos, de los dolores físicos o de la lumbalgia\"
A modo de antídoto o \"vacuna\", se sugiere realizar una evaluación médica de la alineación corporal, en especial de la columna, la cadera y la rodilla. También se aconsejan ejercicios especiales de fuerza destinados a aumentar la coordinación y la confianza en el propio potencial físico. La rutina puede incluir máquinas, mancuernas o bandas elásticas que ?para el común de la gente? se asocian más al entrenamiento del boxeo o el rugby que al del golf.
Cuando el jugador no tiene suficiente flexibilidad, no sólo puede tener dificultades para coordinar el swing sino que al forzar el movimiento para lograr mayor potencia, pueden provocarse dolores de cintura y espalda.
Entre los consejos prácticos, se recomienda elongar o estirar como mínimo 10 minutos de tres a cuatro veces por semana; siempre antes de comenzar a jugar o tirar pelotas; y siempre después de la práctica en el driving o de la vuelta de golf. Aunque suene tedioso, permitirá tener una recuperación adecuada y evitar dolores. El decálogo del buen elongador de golf prescribe, entre otros, ejercicios de flexibilidad dinámica, estática y pasiva, con ayuda de otra persona.
\"Para mejorar su golf, disfrutarlo y competir sin riesgos, es indispensable estar bien físicamente\". Eso no quita que puedan surgir imponderables, el Golf es así...
(Extraído por Mario Herrera de la página Web Proyecto salud.)